Entrevista al colega Rolando Sierra Fonseca…

Rolando Sierra: “Tenemos que actualizar la historiografía nacional”

En Honduras, desde 1811, se empiezan a dar levantamientos, ciertas manifestaciones pro independencia en el antiguo reino de Guatemala.

El Heraldo, 4 de septiembre de 2010

El sentimiento de libertad comienza a despertar en los corazones de los criollos hondureños del siglo XVIII. Y fue a través de la Iglesia Católica que estas ideas fueron trascendiendo, pues figuras relevantes del clero destacan por su participación como tutores y formadores de líderes de la vida política nacional.

El historiador nacional Rolando Sierra, experto en el tema preindependentista y cuyo libro “Iglesia y liberalismo en Honduras en el siglo XIX” es una muestra de ello, detalla una serie de acontecimientos que condujeron a la independencia.

En un pequeño espacio de su biblioteca personal y en exclusiva para EL HERALDO, explica cómo personajes como el padre José Trinidad Reyes o el padre José Antonio Márquez, lucharon por la libertad.

¿Cuál fue el papel de la Iglesia Católica en el proceso de independencia de Centroamérica?

El papel de la Iglesia se expresa en tres grandes tendencias: la primera fue un grupo del clero, sacerdotes que estuvieron a favor de la independencia y fueron, quizá, los principales promotores de toda Centroamérica. De hecho podemos ver sacerdotes en las figuras de los próceres de la independencia en casi todos los países. El caso de José Matías Delgado en El Salvador, de Florencio Castillo en Costa Rica, Francisco Antonio Márquez en Honduras, entonces fue todo un grupo de sacerdotes que inspirados en la idea de la Ilustración, propugnaron por la independencia.

Asimismo hubo otro grupo de sacerdotes moderados que si bien aceptaron la independencia, se conservaron críticos a esta, sobre todo en cuanto al proyecto post independentista, el Liberal, que era de corte anticlerical, estaba contra el clero y sobre todo contra los bienes de la Iglesia. Y por último tenemos un grupo de sacerdotes y algunos obispos que claramente se opusieron directamente a la independencia. Pero en su conjunto podemos ver que la mayoría del clero en ese momento son los promotores de la independencia.

¿Cuándo inician estos aires independentistas en el país?

En el caso de Honduras desde 1811 se empiezan a dar levantamientos, ciertas manifestaciones pro independencia en el antiguo reino de Guatemala, con levantamientos en Nicaragua, El Salvador, y ya en concreto el 1 de enero de 1812 se da un levantamiento en Tegucigalpa que fue organizado por dos figuras que tienen que ser rescatadas dentro de la historia de Honduras como figuras fundamentales del proceso de independencia que eran los frailes franciscanos José Heredia y Fray Antonio Rojas. Ellos vivían en el convento San Francisco (lo que conocemos hoy como la iglesia San Francisco de Tegucigalpa, la más antigua del país). Junto a un grupo de cerca de cien ciudadanos hicieron un movimiento porque en ese momento las autoridades de Tegucigalpa querían reelegirse y el levantamiento fue para protestar para que se nombrara figuras nacionales y no las que venían directamente desde España. A su vez el padre Heredia y el padre Rojas prepararon a muchos indígenas en la causa de libertad, de la independencia.

¿Cuál fue la participación del padre Francisco Antonio Márquez?

Él es otra figura fundamental en Honduras, que si bien es cierto es polémica, pero es fundamental para el proceso de independencia. El padre Márquez estudió en Guatemala durante la época de Dionisio de Herrera, y las grandes figuras de la independencia, y a su regreso a Honduras en 1807, hace el primer acto en función de la libertad. Cuando muere su madre y le deja unos esclavos negros, lo primero que él hace es liberarlos y es un acto en perspectiva de buscar la libertad y la abolición de la esclavitud. El padre Márquez trabajó en diferentes regiones del país y fue él quien de alguna manera instruyó a Francisco Morazán cuando este era joven, él le facilitaba las lecturas. Asimismo fue el maestro de otras grandes figuras de la historia política de Honduras como de Joaquín Rivera, que fue jefe de Estado de Honduras, y tuvo una amistad con Dionisio de Herrera, de hecho hay toda una correspondencia entre ellos. Su papel fue tan destacado que cuando se da la independencia y llegan los pliegos a Honduras, el padre Márquez estaba en Texíguat y reúne a toda la población y lo primero que hace es poner a Joaquín Rivera para que lea el Acta de Independencia y en la medida que este la iba leyendo, el padre Márquez iba dando una explicación del acta.

El padre Márquez es una figura central, porque por un lado fue quien forma a varios de los jóvenes en ese momento, que después serán jefes de Estado, y luego es una figura fundamental porque después de la independencia aquí hubo un intento de división cuando Comayagua quería unirse a México y Tegucigalpa a Guatemala y el padre Márquez logra que se mantenga la unidad de la provincia de Honduras, y por eso el primer Congreso se celebra en Cedros, precisamente buscando un punto intermedio entre Tegucigalpa y San Pedro Sula.

La participación del padre José Trinidad Reyes fue post independentista, ¿cuál fue su aporte?

Hubo otras figuras sacerdotales que no entran precisamente en el periodo independentista, pero sí después, como es la figura del padre José Trinidad Reyes, que era hondureño, franciscano, había estudiado en Guatemala y cuando se da la expulsión y el cierre de las congregaciones en las ordenes religiosas como medidas del gobierno federal y medidas anticlericales, el padre Reyes regresa a Honduras y se incorpora a la vida eclesial y política del país. Uno puede ver en el padre Reyes un liberal independentista moderado que se opuso a ciertas cuestiones del liberalismo, en cuando a los ataques contra la Iglesia pero va luchar por la libertad. Algo muy interesante en el padre Reyes es que fue el primero en luchar por la emancipación de la mujer, de hecho él escribió un ensayo que se llamaba “Las ideas de Sofía Seyers”.

Considerando la influencia de ambos personajes en la historia nacional, el padre Márquez y el padre Reyes, ¿por qué es más conocido el último?

Porque la historia oficial se establece bajo el gobierno de Marco Aurelio Soto y Ramón Rosa y es allí donde de empiezan a establecer los primeros textos de historia, la historia de la independencia. Ramón Rosa nombró al entonces presbítero Antonio Ramón Vallejo para que escriba la primera historia de Honduras, pero resulta que Rosa era descendiente del padre Reyes y rescata más esta figura. De hecho Ramón Rosa escribe una biografía del padre Reyes y no rescata tanto a otras figuras del clero, o se va más por la figura moderada que era el padre Reyes, que además era su familiar, y no a otras figuras.

También entramos a otra discusión, Ramón Rosa no era liberal, era positivista, entonces figuras como Márquez u otros sacerdotes eran más de la línea liberal, entonces hay un cambio ideológico que influye mucho en no rescatar estas figuras, y también dentro de una historiografía de corte anticlerical, antieclesial que no iba a rescatar muchas figuras de la Iglesia de ese momento.

¿Después del 28 de septiembre, cuánto tiempo transcurrió para que toda Honduras conociera la noticia sobre independencia, la Iglesia contribuyó en esta difusión?

Fue un proceso, el 28 de septiembre llegan a Comayagua y a Tegucigalpa. Luego llegan a Texíguat, Tocoa, y a las principales ciudades, prácticamente hasta noviembre de 1821, todo el país se va informando del acta de independencia y la figura fundamental en el conocimiento y la difusión del acta de independencia fueron los sacerdotes, en muchas de las parroquias de ese entonces.

¿Quién fue el mensajero que se encargó de entregar el acta de independencia en cada ciudad?

Era un correo especial que venía de Guatemala. Era como una agencia de correos para la época.

A su criterio, tomando en cuenta todos estos nuevos datos que varios historiadores han sacado a la luz, ¿es necesario que actualizar los textos educativos?

Yo creo que es importante, sobre todo ahora que nos acercamos al bicentenario de la independencia, hacer relecturas, revisar lo que hemos escrito e investigado hasta ahora. Ver la historiografía, relativamente son pocos los estudios que tenemos sobre la independencia, tenemos un libro muy importante del doctor José Reina Valenzuela llamado “Hondureños en la independencia de Centroamérica”, donde rescata algunas de las figuras que no fueron rescatados en la historiografía liberal del siglo XIX, entonces creo que es importante revisar, tenemos que hacer más estudios, más investigaciones, documentar el proceso, lo que ha significado para Honduras, quiénes participaron.

Hay figuras fundamentales de hondureños que no se han destacado, como la figura del abogado José Santiago Milla, de Gracias, que de hecho él es uno de los firmantes del acta de independencia porque era el representante de los abogados, quien incluso fue preso por andar difundiendo las ideas de la libertad.

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 33 seguidores

%d personas les gusta esto: