Reflexiones sobre los archivos y la Historia reciente en Honduras

¿Y los archivos de nuestra historia reciente?

Ismael Zepeda Ordóñez

La Tribuna, 1 de noviembre de 2008

Durante 1818 el entonces Alcalde Mayor de la Villa de San Miguel de Tegucigalpa y Heredia, don Narciso Mallol, se propuso levantar una Casa Real que sirviera de archivo para todos los documentos de la Alcaldía Mayor. Esta feliz iniciativa llegó a recaudar unos 700 pesos de contribución de los Partidos comprendidos en la espaciosa geografía del Real de Minas. Unida a la actividad de contribuciones se sumó la decisión de levantar un inventario de los documentos existentes y se ordenó que remitieran una copia certificada de lo existente en los archivos locales. El predio seleccionado para edificar el inmueble estaba ubicado frente a la Plaza de la Parroquia, hoy edificio Simón. Al morir el último Alcalde español, la Corporación dirigida por don Tomás Midence Zelaya continuó con la labor de construir ese edificio. Pero las vicisitudes, conflictos y gastos extraordinarios en la lucha por la Independencia Nacional y las guerras de 1827, y de 1831-1832, contribuyeron a abandonar el proyecto. La construcción del edificio para alojar preocupación de las autoridades municipales. Pero los documentos que llegaron a la ciudad de Tegucigalpa se mantuvieron conservados. Gracias a tal previsión se ha logrado constituir el Fondo de la Alcaldía Mayor, que es una fuente obligada para terminar de escribir la historia de la Tegucigalpa.

Al fundarse el Archivo Nacional durante la administración del Doctor Marco Aurelio Soto, y Tegucigalpa convertida en capital de la República; el abogado Ramón Antonio Vallejo inició el trabajo de trasladar los documentos existentes en la ex capital, Comayagua. Pero la pregunta obligada es: ¿Quiénes fueron los que organizaron los documentos durante el período 1824-1880? ¿Quiénes fueron los responsables de custodiar y organizar los documentos de la Asamblea Constituyente instalada en Cedros en agosto de 1825? ¿Los responsables de mantener en buen estado los libros copiadores de los acuerdos, resoluciones y correspondencia del gobierno? A partir de 1840 se organizó el archivo general del Supremo Gobierno de Honduras, que bajo la responsabilidad del Ministerio General, y, de los Jefes de Sección de cada Ministerio mantenían la custodia de todos los documentos generados en los tres Poderes del Estado. Los Jefes Políticos condujeron los documentos oficiales a Comayagua para almacenarlos y que sirvieran de soporte para información del gobierno que se inaugura con la administración del General Francisco Ferrera en 1841. Los nombres de Rafael y Antonio Camucci, Francisco Alvarado, Clemente Valderramos, Santiago Arriola, Antonio Guillén, Juan Galeano, entre otros, se destacan en la organización de los documentos oficiales. Algunos iniciaron su actividad pública en el cargo de archiveros generales. Se emitió una Ley de Municipalidad en 1843 para organizar los registros en las Corporaciones Municipales que en conjunto con los Párrocos permitiera asegurar la estadística de los nacidos, fallecidos y cambios de domicilio entre los vecinos. Por eso, al momento del traslado de los documentos varios ciudadanos de Comayagua expresaron su oposición y malestar. ¿Cómo era posible que el sacrificio de conservar los documentos, pese a varios incendios de la ciudad, no fuera reconocido por las autoridades centrales? Sólo parte del Archivo Eclesiástico se mantuvo en Comayagua.

El abogado Vallejo pudo disponer de los documentos para organizar el Archivo Nacional porque funcionarios dedicados a la conservación de la memoria histórica fueron fieles a su labor de custodia. Con paciencia franciscana armaron los anaqueles con los documentos oficiales para asegurar que el Estado nacional mantuviera una continuidad en su labor administrativa. Sin esa labor previa no hubiera sido posible organizar el Archivo Nacional.

Actualmente, el Archivo Nacional celebra sus efemérides con un discurso mirando al pasado, hasta un tanto retórico de los fondos existentes. Pero, y los fondos para estudiar nuestra “Historia Inmediata”. ¿Qué ha pasado con los documentos de los últimos cincuenta años? ¿Disponemos del informe del Banagate, de la CONADI, CORFINO?, y otros eventos-escándalos de la liquidación forzosa de los bancos como Bancorp y demás. No hay un fondo para Historia Inmediata. No hay colecciones de las Memorias de las diversas Secretarías de Estado e instituciones del sector público de 1980-2006. ¿Tendrán las próximas generaciones de historiadores la oportunidad de consultar la documentación oficial del Gobierno de Honduras para el período 1980 en adelante? O tendrán que esperar la “desclasificación” del Departamento de Estado. No hay un sistema para archivar todo lo generado por las mass media. Los discursos de toma de posesión de los presidentes del período “Retorno al orden constitucional”, no existen en el Archivo Nacional. Ni en formato impreso mucho menos en digital. La colección de periódicos, revistas e impresos se ha descontinuado desde 1975.

No hay un fondo para estudiar la Historia Inmediata. ¿Qué ha pasado con los documentos desde el 12 de abril de 1980, fecha de la convocatoria para las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente? ¿Qué ha pasado con los documentos y correspondencia oficial del Gobierno de Paz García, Suazo Córdova hasta Ricardo Maduro? La correspondencia sobre el IRAN-Contras, todo lo relacionado con la ayuda militar durante el período 1982-1987. ¿Dónde está? Los archivos de Consuplane ¿en qué lugar se están pudriendo? Ese esfuerzo intelectual y financiero de todos los programas y proyectos de planes de desarrollo, debe ser aprovechado en estos tiempos de turbulencia e incertidumbre. ¿En dónde consultarán los historiadores que definan su objeto de estudio el período “Retorno del orden constitucional”? Una colección completa de los boletines del CEDOH no se dispone en el archivo nacional. Los periódicos, revistas e informes, sobre todos de organismos vinculados a la ONU, no existen en esa institución. No hay una política de obtener y organizar la información para constituir un fondo de Historia Inmediata. Con esa pasividad, qué linda con la indiferencia, llegaremos al momento en que buena parte de la información y para constituir un fondo de Historia Inmediata. Con esa pasividad, qué linda con la indiferencia, llegaremos al momento en que buena parte de la información y documentos del último cuarto del siglo XX, se perderá indefectiblemente. Hay que movilizar recursos para organizar una sala de Historia Inmediata. Es urgente. Las generaciones nacidas en la década de 1970, sólo tienen una visión fragmentada, periodística, de la historia de Honduras. No podemos construir una sociedad sin una visión integral, total, de la historia nacional. Con los recursos informativos e infotecnológicos disponibles, no podemos dejar al azar las fuentes para documentar y escribir nuestra historia Patria. Es urgente empezar a organizar la Sala de Historia Inmediata en el Archivo Nacional.

El presidente Zelaya, que insiste en el discurso oficial asegurarse un lugar preferente en la historia nacional, debe ayudar al Archivo Nacional. Con los fondos del ALBA, podemos mandar imprimir una colección mínima de historia de Honduras. Es una lástima que el Ministro de Cultura no presentara idea de financiar actividades con fondos de Petrocaribe. ¿Acaso la cultura está ausente en el proyecto Bolívar-Morazán? ¡Qué fiasco! Porque la Historia Inmediata debe empezar a documentarse en la institución insigne de la memoria histórica de Honduras. El Archivo Nacional.

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 30 seguidores

%d personas les gusta esto: