Una iniciada costarricense…

imagen-sin-titulo6

 

 

 

Fantasmas en San José

Extraño caso.   La ‘médium’ costarricense Ofelia Corrales suscitó lealtades y desconfianzas.

 

Iván Molina Jiménez

La Nación, 15 de febrero de 2009

 

Alrededor de 1910, el Hindu Spiritual Magazine , una revista fundada en Calcuta en 1906 y editada por el bengalí Babu Shishir Kumar Ghose (1840-1911), publicó un texto del periodista británico William Thomas Stead (1849-1912) acerca de la “médium más notable del mundo”: la costarricense Ofelia Corrales.

Otead -quien falleció en el hundimiento del Titanic- se basó en una información proporcionada por el padre de Ofelia (Buenaventura Corrales) para afirmar que, en sesiones efectuadas en un cuarto con las puertas y ventanas cerradas, “varios artículos, tales como libros, muebles, flores y otros objetos sólidos, son misteriosamente transportados desde fuera, aparentemente a través de las paredes o del cielo raso, por una fuerza invisible”.

Además, durante las sesiones, en hojas de papel colocadas sobre una mesa, se producía una escritura automática en español, francés e inglés, pese a que la médium no conocía estos dos últimos idiomas.

Si bien Ofelia compartía con sus hermanos la capacidad para transportarse fuera del cuarto cerrado, únicamente ella podía producir un fenómeno que consistía en que “la doble de la médium es materializada dentro del cuarto, mientras que la médium misma está por fuera de la puerta cerrada intentando entrar. La doble materializada va a la ventana y toca música y canta, mientras la voz real de la señorita Corrales es escuchada afuera, llamando a quienes están adentro para que abran la puerta y le permitan entrar”.

Repercusión. Una crónica parecida a la de Stead, basada en una carta escrita por Buenaventura Corrales, fue dada a conocer en algunas de las principales revistas psíquicas y espiritistas del planeta: Annales des Sciences Psychiques (París), Light (Londres), El Siglo Espiritista (México) y La Voz de la Verdad (Barcelona).

La repercusión mundial que tuvo este caso se explica en mucho por la condición social de los Corrales y por las características profesionales e intelectuales de quienes participaban en las sesiones. En relación con lo primero, el Theosophist Magazine de julio-septiembre de 1910 destacó que el padre de la médium era “un propietario y había ocupado una elevada posición en el Ministerio de Instrucción Pública; la familia […] es distinguida y acomodada”.

Con respecto a lo segundo, en la edición inglesa de los Annales des Sciences Psychiques de abril-junio de 1910, se informó de que las sesiones eran conducidas “por el Dr. Alberto Brenes, profesor de la Escuela de Leyes, previamente un escéptico. Asistieron Roberto Brenes Mesén, subsecretario de Instrucción Pública, y Ramiro Aguilar, director de la Escuela Superior de Varones de San José”.

Debido a su preparación, tales personas -a las que habría que añadir a los artistas Enrique Echandi y José Manuel Caballero- constituían “testigos creíbles”, según lo indicó Frances Swiney (1847-1922) en The Ancient Road or the Development of the Soul (1918).

La credibilidad era fundamental por la índole de las experiencias descritas. Una de las más célebres fue consignada de la siguiente manera en la tercera edición de la Encyclopedia of Occultism and Parapsychology (2003):

“Ofelia tenía en ese tiempo [1907-1909] 18 años de edad. Retuvo completa consciencia mientras una entidad, que se identificó con el nombre de Manuel Ruiz, se materializó. Pudo ser tocado, se escuchó su corazón […]. Él se volvió el guía de las sesiones y a menudo venía en compañía de otros fantasmas, de los cuales la más notable era Mary Brown. En algunas ocasiones, hasta cinco fantasmas fueron observados al mismo tiempo, cada uno hablando en su lengua materna”.

Fraude. Según lo consignado en la Encyclopedia , que recupera las crónicas publicadas a inicios del siglo XX, Mary Brown también podía “multiplicarse a sí misma en cuatro personalidades o formas psíquicas, tres de las cuales tomaban a uno de los asistentes por los brazos y hablaban de diferentes cosas al mismo tiempo, actuando como si fueran independientes unas de otras, mientras la cuarta, a alguna distancia, cantaba”. De acuerdo con lo que Brown explicó después, tal fenómeno fue posible “por una división del cuerpo astral, cuyas partes podían materializarse separada y conscientemente”.

Las experiencias costarricenses pronto llamaron la atención del estudioso francés Willy Reichel, quien acababa de publicar su célebre libro À travers le monde: Investigations dans le domaine de l’occultisme (1907). Reichel visitó Costa Rica en 1910 y el resultado de su investigación fue presentado de esta manera en la Encyclopedia ya citada: “encontró casi infantiles los intentos de fraude durante las sesiones de materialización; no obstante, afirmó que Ofelia Corrales era indudablemente una competente médium para voces independientes y escritura automática”.

A juzgar por lo que el librepensador inglés Joseph McCabe (1867-1955) señaló en su obra Spiritualism (1920), el veredicto de Reichel, publicado en Psychische Studien , fue mucho más severo. En esa revista alemana, impresa en Leipzig, Reichel afirmó: “La linda Ofelia Corrales era uno de los más evidentes fraudes que había hallado. Localmente, sus pequeñas cosas eran notables, pero su padre y unos pocos admiradores habían dado descripciones claramente inexactas de ellos […] y era bien conocido que su ‘fantasma’ [Mary Brown] era una sirviente del vecindario”.

En 1920, McCabe tuvo un debate con Arthur Conan Doyle, quien era entusiasta espiritista aparte de ser el creador del excéntrico caballero Sherlok Holmes. En esa discusión, McCabe definió la experiencia costarricense como una “reconocida impostura” y un “desvergonzado fraude”.

Retiro. Quizá debido a la publicación de Reichel, en 1914, según se indica en la Encyclopedia, “para infortunio de sus amigos, Ofelia Corrales decidió descontinuar sus sesiones”; no obstante, luego volvió a practicarlas.

Pese a las objeciones planteadas por Reichel, la difusión de las experiencias costarricenses dejó una huella profunda. Como indicamos, Swiney las citó otra vez en 1918 y fueron evocadas en el número de diciembre de 1953 de la popular revista Mechanix Illustrated . En un artículo titulado “¿Han dividido el átomo los espiritistas?”, se expresó:

“Ofelia Corrales […] llamó la atención años atrás, cuando súbitamente desarrolló habilidades de médium. Sometida a estrictas pruebas, en las que se tomaron todas las posibles precauciones contra el fraude, produjo flores, libros y muebles a completa satisfacción del investigador William Thomas Stead”.

De esa manera, Stead fue convertido en testigo de experiencias que solo conocía por medio de Buenaventura Corrales. De hecho, en el texto publicado en el Hindu Spiritual Magazine , Stead se preocupó por aclarar que “la realidad de estos fenómenos es afirmada por aquellos que han asistido a esas sesiones, entre los cuales se incluyen algunos de los más inteligentes ciudadanos de San José”.

A cien años de distancia, el fascinante caso de Ofelia Corrales muestra cómo experiencias llevadas a cabo en Costa Rica lograron abrirse un importante espacio en la industria cultural globalizada de inicios del siglo XX, específicamente en su dimensión sobrenatural.

Igualmente, las prácticas efectuadas en la casa de la familia Corrales constituyen una invitación a los historiadores para que aborden aspectos poco conocidos de la vida cotidiana de los círculos políticos e intelectuales costarricenses de hace cien años.

 

EL AUTOR ES HISTORIADOR Y MIEMBRO DEL CENTRO DE INVESTIGACIÓN EN IDENTIDAD Y CULTURA LATINOAMERICANAS DE LA UCR. ACABA DE PUBLICAR EL LIBRO ‘RICARDO JIMÉNEZ’ (EUCR).

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: