Yo todavía hay colegas y funcionarios que no se toman en serio la investigación como condición de desarrollo para el país…

País con la más baja inversión en investigación académica

Por Leonel Díaz Zeceña

Prensa Libre, 2 de Septiembre de 2009

Guatemala se encuentra entre los países de Iberoamérica que menos invierte en investigaciones académicas, lo cual, según expertos, afecta la calidad de vida de los ciudadanos y el crecimiento económico.

El último informe de la Red de Indicadores de Ciencia y Tecnología —iberoamericana e interamericana— (Ricyt) señaló que en el 2007 el país apenas invirtió US$23 millones en investigaciones científicas, en comparación con los US$159.1 millones de El Salvador; Costa Rica destinó a ese rubro US$313.4 millones, y Panamá, US$99.4 millones.

En investigación y desarrollo, Guatemala invirtió una de las cifras más bajas de la lista de países iberoamericanos, lo cual representó 0.06 por ciento de la Producto Interno Bruto (PIB) en ese año.

Ese porcentaje es bastante menor respecto de países como Costa Rica —0.32 por ciento—, El Salvador —0.09 por ciento—, Panamá —0.20 por ciento— y al promedio continental, de 0.68 por ciento.

Rectores, vicerrectores e investigadores de las universidades del país que fueron consultados al respecto coincidieron en que esa situación se origina por la falta de fondos para la investigación, que pocos profesionales —con grado de doctorado— se dediquen a esa materia, e incluso la apatía en sectores público y privado.

“En el país se investiga menos que en el resto de la región —centroamericana—”, aseguró Manuel Pérez Lara, rector de la Universidad del Istmo (Unis).

Agregó que en otras naciones, los gobiernos establecen fondos para esa finalidad y son disputados por las universidades.

En Guatemala, el estatal Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Concyt) ofrece financiamiento limitado para el desarrollo de investigaciones; no obstante, ese fondo —cuyo monto máximo es de Q400 mil por proyecto, y financia cerca de 10— es considerado insuficiente.

En la actualidad, existen más de 270 proyectos de investigación en curso, entre ellos, del área del agro y de salud.

En el 2007, países del continente dieron importancia a la investigación. México destinó US$3 mil 237.7 millones; Brasil, US$19 mil 201 millones; Venezuela, US$6 mil 130 millones, y Cuba, US$423 millones, por mencionar algunos.

Carlos Rölz, decano del Instituto de Investigaciones de la Universidad del Valle de Guatemala (UVG), expuso que en el país “no existe la cultura científica, y se estimula muy poco por parte de las universidades”.

Con agenda propia

Carlos Cabarrús, vicerrector de investigación de la Universidad Rafael Landívar, dijo que muchos de los fondos para la investigación provienen del exterior y que, en ocasiones, ya han sido destinados.

Según la Rycit, 43.4 por ciento del dinero dedicado a la investigación científica en Guatemala durante el 2007 provino de fuentes extranjeras; 37.9 por ciento, del Estado, y 18.7 por ciento, de las universidades.

En investigación para el desarrollo, 27.9 por ciento fue estatal, 21.7 por ciento fue universitario y 50.5 por ciento llegó del extranjero.

La mayoría de esa inversión se canalizó a ciencias médicas, naturales y agrícolas, con más de Q30 millones en cada una, según datos del Concyt.

Apoyo privado

Alfred Kaltschmitt, rector de la Universidad Panamericana (Upana), expresó: “En otros países, empresas privadas también otorgan fondos para investigación, en alianza con las universidades”.

En Guatemala, por lo menos dos compañías —una de mediano tamaño y otra pequeña— ya se han acercado a universidades y han mejorado su productividad; “no obstante, aún se percibe un distanciamiento entre el sector productivo y el académico”, según los rectores.

Eduardo Suger, rector de la Universidad Galileo, consideró que el sector empresarial no se ha dado cuenta de las ventajas que obtendría de trabajar con las universidades, para que las ayuden a mejorar procesos, reducir costos y desarrollar nuevas tecnologías.

Hacia la formación

En las universidades locales, la mayoría del esfuerzo se destina a formar profesionales, y los fondos para la inversión son limitados, comentó Félix Serrano, rector de la Universidad Mesoamericana.

Añadió que el grupo de investigadores con doctoral es también pequeño y que se les dificulta encontrar las condiciones para aprovechar sus conocimientos.

Fuga de talento

El grado de doctorado es utilizado por entidades internacionales para medir parte del desarrollo de una nación.

En el 2007, 10 guatemaltecos obtuvieron su respectivos doctorados, mientras en Costa Rica fueron 101; en Cuba, 469; en México, tres mil 365, y en Brasil, nueve mil 919.

“Esa situación podemos verla en la práctica; ahora analizamos los expedientes de las personas que quieren ser magistrados en Guatemala, y de mil candidatos, menos de 10 tienen grado académico de doctorado, ese es un ejemplo claro”, afirmó Carlos Gálvez, rector de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac).

Según algunos rectores, para acceder a un estudio de doctorado, la opción más común es viajar al extranjero, en muchos casos, mediante becas.

El rector de la Unis comentó que el problema de esas salidas es que solo 50 por ciento de profesionales retorna al país; esa cifra es compartida por otros académicos como Rölz, quien afirmó que hay mejores condiciones económicas y de desarrollo en otros países.

“Todo esto es resultado de la poca atención que las instituciones públicas y privadas han dado a la formación del recurso humano en el país”, destacó Gálvez.

Mientras que en otros países becan a los profesionales por cuatro o cinco años, acá ni permiso les dan, señaló.

Nicholas Virzi, director de la carrera de Economía de la Universidad Rafael Landívar (URL), expresó: “La falta de doctorados y que las universidades estén más enfocadas en enseñar que a investigar en Guatemala implica que el país es consumidor de conocimiento, más que generador del mismo”.

El investigador Wilson Romero, del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales, comentó que en el país la investigación está mal desde el trato a quienes la realizan hasta la carencia de fondos y reconocimientos.

“En otras naciones, los investigadores tienen prestigio, mérito y estatus en la sociedad, además de alto nivel socioeconómico. Acá es un trabajo marginal, que se hace después del horario de trabajo. Además, no hay presupuesto”, explicó.

Nuevos proyectos

Ante la desventaja, rectores de las universidades comentaron que ya se empiezan a tomar acciones para afrontar esa situación.

Por ejemplo, la Usac creó el Instituto de Análisis e Investigación de problemas nacionales, para tratar materias de coyuntura.

La URL creó una vicerrectoría de investigación, para unificar los esfuerzos de sus 11 unidades, y se enfocará en tres asuntos: inequidad, ruptura del tejido social y creación de redes de conocimiento.

La UVG continuará con apoyo para sus siete centros de investigación, y es de las más proactivas, junto a la Usac.

Las universidades Mariano Gálvez, Unis y Upana han incursionado también en ese tipo de unidades.

___________________ . ____________________

UNIS

Pasos lentos

“En Guatemala se investiga menos que en el resto de los países de Centroamérica, y mucho de lo que se hace aquí es producto de las personas que llegan del exterior”, dijo Manuel Pérez Lara, rector de la Universidad del Istmo.

Enfatizó: “La visión que tenemos de Guatemala no es propia, aunque eso ya ha ido cambiando lentamente”.

USAC

Pide alianzas

“La investigación es producción de conocimiento e innovación, y marca las posibilidades para que Guatemala encuentre soluciones a sus problemas. Se necesitan alianzas entre el sector privado y público con el académico, pero en el país hay poca inversión en investigación, y es casi nada al compararlo con otras naciones de la región”, comentó Carlos Gálvez, rector de la Universidad de San Carlos (Usac).

UPANA

Limitaciones

“Las investigaciones de nivel doctoral son muy rigurosas, y Guatemala se beneficiaría de ese caudal si hubiese más estudios, pero por falta de financiamiento, estos proyectos no se hacen, y el candidato doctoral se debe someter a restricciones como usar fondos personales y limitar su campo de acción, incluso buscar becas en otros países”, expresó Alfred Kaltschmitt, rector de la Universidad del Istmo.

GALILEO

Sin publicidad

“Las universidades en Guatemala, de acuerdo con su especialidad, invierten en investigación, pero lo que no hay en el país es un sistema de trabajo conjunto, y prácticamente no se sabe en qué ámbitos trabaja cada una”, refirió Eduardo Suger, rector de la Universidad Galileo. Agregó que por lo general se publicitan poco los estudios producidos, que serían muy importantes para el desarrollo del país.

Síntesis

Proyectos universitarios

Guatemala tiene la plataforma para establecer redes de conocimiento.

• En Guatemala existen 12 universidades autorizadas para la formación profesional.

• La mayoría de las universidades busca obtener certificación de calidad para su enseñanza.

• El ente encargado de autorizar nuevos centros de estudios superiores es el Consejo de la Enseñanza Privada Superior (www.ceps.edu.gt).

• Más de 25 centros de investigación funcionan en las universidades, en humanidades, economía, derecho y lingüística.

• Las investigaciones y sus resultados generalmente no son divulgados, ni dentro ni fuera de las casas de estudio.

CEPS

No está claro

“En Guatemala se confunde y no se tiene claro lo que es investigación, lo cual a nivel internacional es publicar artículos en revistas especializadas de clase mundial”, afirmó Cyrano Ruiz, presidente del Consejo de Enseñanza Privada Superior (CEPS), ente que autoriza las operaciones de las universidades del país. Ruiz consideró que la diferencia entre los centros de estudios superiores de otros países lo hace la investigación.

UFM

Solo docencia

“Hay universidades en Guatemala que se dedican a la investigación y desarrollo de nuevos conocimientos, eso lo aplaudo. En la Marroquín no perseguimos la línea de investigar por hacerlo, sino como labor para respaldar la docencia”, comentó Giancarlo Ibargüen, rector de la Universidad Francisco Marroquín (UFM). Añadió que hay programas de apoyo a catedráticos para su actualización.

Opiniones

Apoyo para los negocios

El profesor John E. Spillan, Ph. D., de la Escuela de Negocios de la Universidad de Carolina del Norte, expresó vía correo electrónico que enseñar es importante, pero el avance en el conocimiento se logra por medio de la investigación, de hacerse preguntas serias respecto de algún asunto en particular o tratando de entender algún fenómeno.

“En el mundo de los negocios siempre se trata de entender por qué los globales son más fáciles en unos países que en otros; además, la información que se obtiene es aplicada en el manejo de negocios, cadenas de abastecimiento, lo cual puede originar mejores estrategias para competir”, expuso.

Publicar es importante

James Reardon, Ph. D. y profesor de mercadeo del Colegio de Negocios de la Universidad de Colorado, considera vital que los catedráticos investiguen y publiquen sus resultados.

“Lo que podemos decir es que sería casi imposible ser un buen educador sin el conocimiento actualizado del tema que se enseña”, expresó en un correo electrónico.

Reardon considera que publicar sirve como indicador, y generalmente como prerrequisito, para ser un buen catedrático en clase.

El investigar aumenta la calidad de la enseñanza para los estudiantes, en especial en altos niveles. “Esto también tiene beneficios para los negocios y para la sociedad”, afirmó.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: