Historia de la Geodesia y la Cartografía en Nicaragua

Historia de la Geodesia y la Cartografía en Nicaragua

Kart Pauly

El Nuevo Diario, 14 de agosto de 2010

Cinco siglos desde que se trazaron los primeros mapas sobre la Nicaragua ístmica y tropical desde algún navío y sesenta y cuatro años de existencia de las instituciones cartográficas del país*, son motivo justificado para hacer una obra como esta que ha preparado Orient Bolívar Juárez, la cual integra de forma coherente, lógica, bien documentada e ilustrada, los antecedentes de la cartografía y el dinámico historial que dichas instituciones han tenido, en relación por supuesto, con la geografía y la historia, pero también con las instituciones que han colaborado internacionalmente, ya que la Geodesia y la Cartografía han sido siempre modelos para la colaboración entre los pueblos.

Recuerdo que uno de los principales propósitos de la Dirección del Ineter cuando se conmemoró en 1996 el 50 Aniversario de la Cartografía Nicaragüense, era “promover la investigación, estudio y difusión de la cartografía….” (O.B.Juárez).

Opinamos con total certeza que esa meta era tan noble como necesaria, considerando que todos los materiales cartográficos y geodésicos, aunque puedan a primera vista perder actualidad técnica, conservan, sin excepción, su importancia histórica y dentro de ese legado cuenta sin duda, esta obra de Juárez, que preserva y registra para el presente y la posteridad, la vasta labor desarrollada por las distintas instituciones cartográficas nicaragüenses.

Cabe reconocer que el autor, que por cierto lleva más de tres décadas dedicado a la investigación histórica–geográfica, da continuidad de esta forma a su perseverante labor de rescate y difusión de hechos prácticamente desconocidos o escasamente tratados, como lo hizo en 1995, cuando publicó uno de los libros pioneros de la cartografía: Maximiliano von Sonnenstern y el primer mapa oficial de Nicaragua -Contribución a la cartografía nacional-.

Haciendo una visión retrospectiva de finales del siglo XX, encontramos que Nicaragua perdió durante los años 80 –como en otras épocas- materiales técnicos y científicos de un valor incalculable y ante todo, debido a esto, su situación a mediados de los 90 estuvo peor que la de otras naciones de la región; hecho que se hizo notar precisamente por los años 1993-1994 aproximadamente, en que el Ineter hizo esfuerzos especiales para conservar, actualizar y renovar sus sistemas geodésicos, productos cartográficos y castastrales.

Si una institución empieza a introducir tecnologías modernas como GPS, imágenes satelitales, etc., existe el peligro que se olviden los fundamentos en que se apoyan esas tecnologías nuevas y así ha sido algunas veces, en que ha sido doloroso tener que ver que mucho material imprescindible se ha extraviado o perdido y cuya recuperación sería posible sólo bajo grandes inversiones o nunca.

Además, lo que hoy parece investigación pura y principalmente de carácter científico puede tener mañana importancia altamente técnica y práctica.

Estoy convencido que sólo la continuidad y conservación de las raíces, garantizará el nivel profesional deseado y por eso opinamos que es imprescindible que el Ineter conserve y actualice de forma permanente y eficaz su archivo técnico y recolecte toda la información posible. En esa importante e impostergable tarea, podría contribuir en muchos casos, el personal que fue encargado de elaborarlo anteriormente; gran parte de esos nombres los incluye el autor con mucho acierto, en los anexos de su libro.

Concretamente nos referimos en ese contexto a todo el material acerca de la triangulación nacional, la red de nivelación y datos geofísicos, que para 1996 ya no estaban; muchos sabemos concretamente que una vez esos valiosos materiales existieron y después simplemente desaparecieron; entre esos datos “perdidos” se encuentra por ejemplo el del mapa topográfico 1: 50,000.

Todo ese material hoy pertenece al patrimonio nacional, y las futuras generaciones tendrán que criticar, justificadamente, su abandono y pérdida, si no se hacen los máximos esfuerzos institucionales en recuperar esos documentos e información en los archivos nacionales e internacionales.

En cierta forma, la realidad señalada sirve para valorar, en su justa dimensión la importancia y el acierto de este libro, que en sí constituye un aporte de referencia obligada sobre el tema o, como dirían los cartógrafos, un hito en los rumbos de la historia cartográfica de Nicaragua y Centroamérica.

Bonn-Alemania, 2010.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: